Jennifer Maestre. Esculturas de lápices.

La obra de esta artista sudafricana nació inspirándose en los erizos de mar. Sus espinas, hermosas pero peligrosas provocan a la vez atracción y rechazo. Experimentó con diferentes materiales y técnicas para lograr su objetivo, hasta que descubrió los lápices, que va cortando y cociendo entre si, para crear sus increíbles esculturas.

A continuación, algunas de sus obras:

Sigue leyendo

Tomás Saraceno. Espacios flotantes.

Las instalaciones de este artista hacen que sus espectadores puedan entrar en ellas y sentir que están flotando sobre gigantes burbujas. Desafían a la gravedad y se pueden disfrutar con todos los sentidos. Un equilibrio flotante y transparente es una constante y crea estos espacios increíbles.

A continuación, algunas de sus obras:

Sigue leyendo

Mark Jenkins. Esculturas en la ciudad.

Mark Jenkins realiza esculturas, en su mayoría ubicadas en las calles, usándola como escenario donde los transeúntes son los actores. Algunas son cuerpos humanos, en poses o actitudes extrañas que provocan y movilizan las sensaciones de las personas que pasan.

A continuación, algunas de sus obras:

Sigue leyendo

Savia, de Susana Esther Soba.

susana

A veces me parece que en vez de sangre roja,
me puebla verde savia.
Que los brazos flexibles que se extienden
son dos torneadas ramas.
Que este cuerpo que vibra sensitivo,
es un tallo ondulante que se alarga.
Que hasta el claro cabello tiene a veces
vaivenes de hojarasca.

Oh, la alegría cierta y rumorosa
de sentirme crecer como una planta.

El hombre que me quiera
sabrá de mi fragancia.

Huelo a flores silvestres,
a hiervas y a manzanas.

Tengo un sabor de fruta pintona y codiciada,
como si se me diera, jugosa y sin reservas,
la pulpa de las uvas redondas y doradas.

Las manos del que quiera
sabrán de mi substancia,
elástica y salvaje,
madura y perfumada.
Toda la primavera ruidosa y transparente
se llamará mi hermana.

Seré el más fuerte leño.
Mas cederé a su empuje como una débil rama.
Lo cercaré de trinos.
Lo rondaré de lianas.

Entonces, más que nunca,
¡que goce será el goce de florecer en savia!