Gehard Demetz. Tristeza y Niñez.

Las esculturas de madera de este artista italiano son inquietantes y causan sensaciones fuertes en quien las observa. Representan a niños, con expresiones extremadamente realistas y con una absoluta tristeza en sus rostros, intervenidas con objetos reales que refuerzan la idea.

Una de las características técnicas de su escultura en madera es que las construye con bloques pequeños yuxtapuestos y luego pulidos finamente y con gran detalle. Esta forma de construir sus esculturas es único y lo coloca en un lugar privilegiado entre los talladores de madera contemporáneos.

A continuación, algunas imágenes:

Sigue leyendo

Árbol de Navidad Ecológico.

Llegó la Navidad y los pinos verdes invaden el mundo entero. Los hay en todas las variantes y construidos de todos los materiales. Elegí mostrarles el diseñado por el artista Jolanta Šmidtienė. Este hermoso árbol de Navidad se encuentra en la ciudad de Kaunas, Lituania y además de lindo es ecológico. Tiene 13 metros de altura y está construído con alrededor de 40.000 botellas de plástico.

A continuación, algunas imágenes:

Sigue leyendo

Quentin Arnaud. Los Sin Rostro.

Este fotógrafo francés realizó una serie de 15 imágenes, donde se ve el retrato de personas de frente y que por un juego de luces y sombras, sus rostros no se ven. Es muy interesante la sensación que provoca al verlas, un tanto misteriosas, tenebrosas y cautivantes, por la naturalidad con que están creadas.

A continuación, algunas de las fotografías:

Sigue leyendo

Sachiko Abe. Tiempo suspendido.

Para realizar su obra, esta artista, se sienta frente al público durante horas y recorta hojas blancas en tiritas lo más finas posibles. Con tanta paciencia que tarda por cada hoja aproximadamente 45 minutos. Llevó a cabo esta actividad en la Bienal de Liverpool de 2010 permaneciendo sentada recortando por horas mientras se amplificaba el sonido de las tijeras por toda la sala.

Sachiko comenzó a recortar estando internada en un sanatorio psiquiátrico, y fue la manera que encontró de pasar el tiempo sin hacerse daño. Realizó esta actividad durante 11 horas por día durante 7 años y los papeles que recortó durante todo este tiempo son los que forman parte de los espacios místicos y etéreos que constituyen su obra.

A continuación, algunas imágenes:

Sigue leyendo